archivo

Archivo de la etiqueta: interconexión

la participación ciudadana: herramienta clave de la sostenibilidad

El pasado 29 de febrero participé, dentro del foro ESCV, en una mesa redonda cuyo tema fue: “La participación como herramienta clave de sostenibilidad”. La asociación ASA (Asociación Arquitectura y Sostenibilidad)nos invitó a presentar todo el desarrollo del proyecto que se está llevando a cabo en el barrio de la Bachillera (Sevilla), empezando por el proyecto de regeneración urbana sostenible que recibió el primer premio del concurso SB10mad, hasta llegar a la propuesta de rehabilitación bioclimática de una vivienda del barrio, que ganó el premio de las Asaciones 2011, consistente en la realización de la obra.
Pensé mucho sobre la manera de presentar el proyecto en esta ocasión, y al final decidí contarlo como una historia desde el punto de vista social, o podría decir “humano”, ya que empecé contando mi historia personal. Es la historia de un trabajo de investigación que arranca en 2009 sobre la regeneración urbana del barrio de la Bachillera (mi trabajo de fin de máster) que se ha convertido en algo concreto: la reforma de una casa del barrio que se llevará a cabo este año y que mejorará la calidad de vida de la familia que vive en ella. Más bien, se trata de una historia de “relaciones”.

Aquí tenéis el enlace alBlog de La Bachillera donde podéis ver la ponencia completa.

Todo ha sido posible gracias a la voluntad de un equipo que quiere hacer las cosas con implicación y  con cuidado… cuidado en el sentido de conocimiento. Acercarse a las cosas para conocerlas y entenderlas, actuando de una forma no ruidosa, discreta, creando relaciones y fabricando procesos más que proyectos puntuales.

Un proceso puede tener vida propia incluso después de una acción puntual y sirve para poner en marcha un sistema de relaciones mutuas. Este sistema de relaciones nos ayuda a gestionar y mediar entre los varios actores de toda esta historia (los vecinos, el constructor, la familia, el promotor, etc…), nos lleva a encontrar soluciones que representen un equilibrio entre las necesidades, a generar un proyecto basado en el intercambio y la colaboración.

Actuar de esta manera estimula una abertura hacía la interrelación, y la interrelación es la base de cualquier proceso de participación.

Fue un placer debatir estos temas en esta mesa, moderada por Fernando de Retes, con Marian Simón e Isabela Velázquez.
La intervención de Marian se titulaba “Biodiversidad y Ciudades resilientes: conectando escalas y actores sociales”, e Isabela Velázquez nos habló de la necesidad de introducir conceptos y herramientas que permitan incorporar las necesidades y demandas de todos los sectores de la sociedad, especialmente de la ciudadanía, en el replanteamiento desde la sostenibilidad de un urbanismo sesgado hacia la creación de negocio. Todo ello apoyado con la presentación de ejemplos y experiencias recientes que pueden jugar un papel importante como referentes de este nuevo modo de hacer.

Esperamos poder contar con sus propias aportaciones en los próximos posts.

 Posted by: Valentina Tanese

Hace poco tiempo que he descubierto que es muy probable que muchas de las acciones que realizamos diariamente y que definen nuestra personalidad no son elegidas libremente por nosotros, sino por mecanismos desarrollados inconscientemente en nuestras primeras etapas de vida para sobrevivir, creando una invisible estructura de mando que nos dirige aplicando fórmulas que si bien fueron efectivas en su momento (seguimos vivos), hoy han quedado obsoletas. Esta estrategia difusa puede llegar a convertirse en cárcel, impidiéndonos vivir libremente salvo que hagamos un esfuerzo por reconocerla y mirarla a los ojos, enfrentándonos a ella con valor.

De la misma manera, estrategias creadas para sobrevivir y “mejorar”, como las del racionalismo liberal, que pretendían romper las antiguas cadenas basadas en el linaje y  la superstición, o como el racionalismo arquitectónico, que dio un importante paso en el despegue de la arquitectura hacia nuevas formas de expresión, o la Constitución Española, eficaz cimiento sobre el que construir más de treinta años de convivencia tras una dictadura, o la propia estructura del Estado del Bienestar, se han acabado convirtiendo en jaulas de hierro -Weber-, hormigón o asfalto.

Un elemento que aglutina a todos ellos es su director de orquesta, la razón. Paradójicamente, ha sido ella misma, con sus descubrimientos científicos, la que se ha puesto en evidencia, apoyando con datos empíricos la idea de que brújulas como la intuición son tanto o más fiables que la racionalidad, recuperando del baúl del olvido de Occidente tradiciones que entienden al ser como una interconexión equilibrada entre cuerpo, mente, emociones e instintos.

Viendo el documental ¿Qué tienes debajo del sombrero?, siento que la fuerza de las composiciones de artistas con discapacidades físicas o mentales como  Judith Scott, Donald Mitchel o Dan Miller, entre otros integrantes del llamado arte outsider, desarrolladas gracias a la institución Creative Growth, es pura, verdadera, sin artificios, libre de la influencia atenazadora de una “realidad” a la que no tienen acceso de una manera “normal”. Siento que el proceso artístico, arquitectónico, económico y social de los últimos años tiene mucho que ver con la razón, con el número como gran protagonista, y poco con el estómago, con las intuiciones, con las emociones, siento que es una gran metáfora de lo que está pasando a mi alrededor, siento que esa razón no es ni mucho menos negativa, pero sí insuficiente, coja.

Siento más que nunca que es necesario redefinir, sin rencores, las estrategias para enfrentarnos a la vida dentro de un mundo globalizado, que son necesarias nuevas economías que devuelvan la dignidad a las personas y no sólo a los números, que deben aparecer arquitecturas que repiensen su relación con el entorno, interno y externo, cercano o lejano, y nuevas maneras de entendernos a nosotros mismos y a nuestras sociedades, asumiendo que la interconexión entre conceptos considerados tradicionalmente como parte de la espiritualidad o de la mística, con otros considerados más racionales y físicos, es hoy demostrable en muchos casos… Siento que no tengo claro que sea posible -la cosa está fea-, y por supuesto no tengo la solución -aunque acompañado de algún café o alguna cerveza haya soñado tenerla-, pero siento, pienso e intuyo que no nos queda otra que intentarlo, y que son tantos los datos de todo tipo que en esa dirección apuntan que no acabo de comprender a qué estamos esperando.

Raúl Alonso Estébanez 

Español / English

01_ComplexityInterconnection

Decía Mies van der Rohe que el trabajo de un arquitecto debía tener en cuenta desde el más pequeño detalle constructivo hasta la más grande ciudad imaginable.

Si bien parece claro que el movimiento moderno se ha dejado por el camino cuestiones que el tiempo ha demostrado claves en la arquitectura, no es menos cierto que acertó de pleno en su visión compleja del asunto, dándose cuenta de la interconexión de las diferentes escalas, tema hoy de máxima actualidad, desde el ámbito de la física al de la sociología.

Mientras la teoría de cuerdas trata de relacionar la física de lo pequeño con la de escala intergaláctica, llegando a proponer la “teoría del todo”, los escritos de Wright Mills sugieren la imaginación sociológica como pegamento entre los ámbitos entre los que los individuos se hallan atrapados, sus órbitas privadas y la historia global de sus sociedades.

Tras varias Revoluciones Industriales y más de dos siglos de progreso tecnológico acelerado, nuestras ciudades y sociedades han crecido y cambiado mucho, siendo el concepto de complejidad el que probablemente mejor defina a ambas. Los métodos de educación, crecimiento y producción desarrollados en ese tiempo, generadores de comportamientos vitales concretos y de su traducción en desigualdades sociales, desequilibrios económicos y deterioro medioambiental, se muestran hoy obsoletos e incapaces ante tales consecuencias. Se hace entonces necesaria la creación de innovadoras estrategias de amplia perspectiva, transdisciplinariedad y transferibilidad.

De la unión de los conceptos  de complejidad y de interconexión nace la filosofía de este proyecto, en el que a partir de un problema concreto, la necesidad de eliminar la barrera que supone el paso del tren por el centro urbano de León, se crea la oportunidad de redefinir la ciudad actual y su planeamiento futuro hacia una dimensión sostenible de 400.000–500.000 habitantes.

Trasladar el recorrido del tren de una zona densamente poblada a una franja de parcelas sin uso, acortar 1km su recorrido, bajar el nivel de las vías lo suficiente para atravesarlas a nivel de calle, evitar cubrir la infraestructura y flanquear la excavación con sencillos taludes vegetales, supone una gran mejora económica, ambiental y social con respecto al enterramiento del plan propuesto en la actualidad (PRAT), en parte gracias al parque que nace en el corazón de la nueva ciudad, convirtiéndose en pulmón y espacio de encuentro, en colchón sonoro ante el paso del tren y en depuradora natural de las aguas residuales urbanas (fitodepuración).



Ese uso múltiple asignado a la vegetación sirve de inspiración para la propuesta de una ciudad compacta y densa, dentro de un gran espacio vegetal que le proporcione, por medio de cultivos naturales, de bajo impacto y con la ayuda de las nuevas tecnologías, las materias necesarias para satisfacer sus necesidades energéticas, alimentarias, de construcción y ocio, de la misma manera que el bosque de Ise, en Japón, se mantiene inalterable para proporcionar la madera requerida para la periódica reconstrucción de su templo sagrado. La influencia de la huella de biomasa generada -cultivos utilizados- deberá ser cuidadosamente gestionada para que no provoque un efecto rebote de aumento de huella ecológica.
Se sobrepasa entonces la escala arquitectónica y urbanística, proponiendo un sistema  socioeconómico equilibrado con el medioambientelocal en cuanto a la producción y uso de productos físicos, global en cuanto a la generación y exportación de conocimiento inmaterial , y socialmente  participativo en cuanto a la necesaria implicación ciudadana para su implementación.


La solución propuesta por los Organismos representados en la Sociedad “León Alta Velocidad” -Ayuntamientos de León y San Andrés del Rabanedo, ADIF y Junta de Castilla y León- en el Plan Regional de Ámbito Territorial realizado para tal efecto, pasa por realizar un enterramiento tradicional de cerca de 3 km de vía, con un coste económico y medioambiental incomparablemente mayor al propuesto aquí –la rápida comparación entre la simple excavación de una zanja sin muros para el paso del tren en una zona de terrenos libres de construcción, con la fabricación y cubrición de un túnel tradicional de hormigón en una zona densamente urbanizada, dejan pocas dudas sobre sus diferentes impactos, por mucho que sea necesaria la expropiación de esos terrenos-.

Merecen capítulo a parte a desarrollar más adelante, las explicaciones sobre cada uno de los temas tenidos en cuenta y los problemas encontrados a la hora de presentar este proyecto ante las instituciones mencionadas y la prensa.

Las imágenes forman parte del resumen  realizado para los  “Holcim Awards”.

Posted by: Raúl Alonso Estébanez

English version

Wright Mills said that the individuals are trapped and interconnected  between their private orbits and the global history of their societies. Almost a century before, Max Weber and Emile Durkheim considered the degree of influence of the individual on his society and vice versa.

Since those days, our cities and societies have grown and changed a lot, and the concept of complexity is probably what best defines both of them. The methods of the first industrialization, incapable of sorting out endemic and unexpected new problems, are now obsolete. Therefore it becomes necessary to create innovative strategies of broader perspective, transdisciplinarity and transferability.

From the union of the concepts of complexity and interconnection was born the philosophy of this project, in which from a specific problem, – the necessity of eliminating the barrier that is the passing of the train trough the city centre-, is created the opportunity of redefining the actual city and its future planning to a sustainable dimension of 400.000-500.000 inhabitants.

It goes above the architectural and urban scale to propose a socio economical system balanced with the environment. It has a local scale for the production and use of physical products, global scale for the generation and exportation of (immaterial) knowledge, and socially participative as in the necessity of citizens implication for its implementation.

Moving the train route from a densely populated area to an area of disused parcels (cutting the route by 1 km), lowering the level of the tracks sufficiently to cross them at street level, avoiding covering the infrastructure and lining the excavation with simple landscaping, would mean a significant economic, environmental and social improvement.

It is possible in part due to the park, which is born in the core of the new proposed neighbourhood with three principal functions: the traditional as a green lung and meeting place, the abatement of noise pollution caused by passing trains, and the natural treatment of urban sewage.

The multiple assigned uses of this landscaping serves as a seed in the proposition of a compact and dense city, surrounded by green zones which can provide – through organic cultivation aided by new technology- the necessary materials for energy supply, food, construction and leisure demands, just like the example of Ise Wood in Japan, that remains unalterable to provide the timber needed for the periodic reconstruction of its sacred Temple.

The entire project leaves clear the implicit reflection of vital behavior and educative systems, which is obsolete and creatively redundant, leaving also clear the interconnection and the transferability of double direction which can generate a one off event in a complex society.


A %d blogueros les gusta esto: