archivo

Urbanismo comunitario

Un arquitecto en una favela

Un arquitecto en una favela

Hace más de un año que ganamos el Renova SP en el área de Cordeiro I, y hace más de medio que llegué a São Paulo por primera vez, tiempo suficiente para un primer análisis de cómo hemos evolucionado.

Desde el principio entendimos que un proyecto como este necesitaba ser planteado minuciosamente, casa por casa, como una guerra de guerrillas, y para eso necesitábamos estar en el área, algo difícil desde Madrid. La solución llegó de la mano Ronaldo Auletta, y su reportaje fotográfico del barrio, que nos permitió darnos un paseo por Vilaclara a 10.000 km de distancia. Con esas herramientas comenzamos a trabajar, y con ellas ganamos el concurso, pero con la evolución del proyecto, las visitas analógicas del área y el intercambio de información con otros colegas que trabajan en otras zonas, la perspectiva ha ido cambiando algunos puntosgordos, y manteniendo otros, abriendo nuevos caminos y nuevas dudas.

De los que siguen, podría hablar de los relacionados con el agua –la que llega y la que se va- muy relacionada con la difícil orografía, que nos empuja a proponer la nueva estructura urbana con pendientes aptas para peatones y bicicletas, o los relacionados con el del reconocimiento de lo existente, -recursos, cultura, etc.-.
De los que cambian… el caso de la estructura urbana es paradigmático. En mi idea de ciudad humana, acogedora, y al fin y al cabo, sostenible, había, creyendo lo contrario, una buena carga de etnocentrismo, dando por hecho que cuestiones como la anchura mínima admisible de una calle para que tenga luz y ventilación suficientes, o para que el peatón y la bici puedan convivir eran puntosgordos troncales en los que no importaba demasiado la cultura del lugar.

Siempre me pareció claro que sin esas condiciones de partida, una ciudad, en general, no podría sobrevivir como modelo de sostenibilidad. Pero con una actuación de ese tipo en un espacio físico como el de una favela, en el que las calles –vielas- a duras penas llegan a metro y medio de anchura, ese espacio dejaría de ser lo que es, para ser otra cosa, no sé si mejor o peor, pero otra cosa, y eso se debe valorar.

Una favela es algo tan extremo que resulta también extremadamente interesante caminar por ella, entender cómo funciona una ciudad sin reglas escritas, que cambia cada día, como un organismo urbano vivo. Encontrar el equilibrio entre unas reglas que se antojan necesarias para poner cierto orden al caos, sin eliminar la cierta vida que ese caos tiene sería una buena solución, acaso la de la cuadratura del círculo…

Pero esa es sólo una de las perspectivas desde la que mirar la cuestión. Desde una mirada a mayor escala, las favelas de las 22 zonas del Renova SP forman parte de un ecosistema unitario, y se deben tomar en consideración las cuestiones que se consideren necesarias para ella como conjunto. De nuevo, la cuadratura del círculo de la sostenibilidad urbana resulta de conseguir unificar esas escalas, de servir de nexo entre el individuo y la sociedad a la que pertenece (para eso dice Wright Mills que sirve la imaginación sociológica, nosotros ponemos también la arquitectura su servicio).

Ilustremos el problema con un ejemplo. La ciudad de São Paulo tiene, a mi modo de ver, un déficit importante de zonas verdes urbanas de calidad. Teniendo en cuenta que por su estructura menos consolidada, las favelas son lugares en que se puede conseguir ese espacio con un esfuerzo menos titánico que otros, ¿sería asumible eliminar completamente, o en un porcentaje alto, alguna de ellas para conseguir esos espacios para el resto de la ciudad, o por el contrario, debe primar un esfuerzo por mantener las condiciones culturales de vida de sus habitantes, introduciendo esas regularizaciones de las que hablaba antes?… yo a estas alturas no lo sé, y echo de menos una coordinación mayor a ese nivel por parte de la Prefeitura entre las 22 zonas después del fallo del concurso. No queda otra que tomar una decisión basada en la mayor cantidad y calidad de datos, por no hablar de la intuición, y que la experiencia se sume a otras para comprender mejor como atacar la cuestión en el futuro.

Nosotros hemos optado por la segunda, y para llevarla a cabo, la opinión de los vecinos desde el inicio del proyecto es fundamental. El proceso de participación ciudadana que llevamos tiempo demandando de la Prefeitura se ha retrasado tanto que finalmente hemos hecho nosotros nuestra propia propuesta, Renovando Vilaclara, que por ahora no ha conseguido ponerse en marcha. El mes pasado, después de tanta espara, comenzó el exiguo programa de participación de la Prefeitura con el primer contacto entre ella y los vecinos de la favela Tanquinho, una de las 6 que se encuentran en nuestro área, a la que pudimos asistir como público bajo la promesa de no participar, y este sábado, día 8, tenemos la segunda, en la que ya podremos dialogar con los moradores como estudio redactor del proyecto. Para que el proceso fuera completo, la opinión del resto de la ciudad sería muy conveniente, pero eso por ahora es mucho pedir.

Raúl Alonso Estébanez.

Anuncios

El objetivo de este taller fue establecer una mejor comprensión del espacio público construido por parte de profesionales de distintas disciplinas ligadas al urbanismo y la seguridad ciudadana.

Entre los participantes estuvieron sociólogos, policías, trabajadores sociales, estudiantes de arquitectura, criminólogos, psicólogos sociales y pedagogos.

Os dejamos aquí todo el contenido por si os sirve de instrumento en otros trabajos similares. Si queréis participar, vuestras aportaciones serán bienvenidas!

INTRODUCCIÓN

La violencia y la delincuencia afectan a la convivencia y a la calidad de vida.

La seguridad es un estado de ánimo y la percepción de seguridad – también llamada seguridad subjetiva – es un aspecto muy importante a la hora de valorar el espacio publico.

Existe ya un consenso general a cerca de que ciertos tipos de delitos y la percepción de inseguridad pueden ser reducidos – elevando la calidad de vida de la comunidad – si el espacio urbano está pensado y diseñado adecuadamente.

Para lograr el éxito y la sostenibilidad de las acciones emprendidas para alcanzar la seguridad ciudadana, éstas deben formar parte de una estrategia de prevención ambiciosa que aborde todos los problemas relacionados con la seguridad del lugar, ya que la delincuencia es un fenómeno complejo y de múltiples orígenes.

Entre los arquitectos, muchos desconocemos el amplio abanico de teorías y herramientas de diseño que tienen en cuenta las cuestiones de seguridad -como el método CPTED– y consecuentemente no las consideramos a la hora de proyectar.

En el blog del profesor José Fariña aparecen artículos muy interesantes y recomendables sobre este tema. Aquí os dejamos el enlace.

El acercamiento entre las problemáticas de la arquitectura y las demás especialidades y la participación integrada de los ciudadanos en los procesos, son muy importantes para que seamos capaces de plasmar en la forma las necesidades reales de un lugar.

ESTRUCTURA DE TRABAJO

Para la comprensión de las debilidades y potencialidades de un espacio público concreto, se ha propuesto involucrar  a los participantes en la elaboración de una diagnosis y una agenda de mejoras.

Para que pudiera ser algo factible en el tiempo disponible se propuso trabajar sobre 7 puntos principales como referencias del análisis:

  1. Identidad
  2. Imagen
  3. Accesibilidad
  4. Visibilidad
  5. Vigilancia natural
  6. Limpieza y mantenimiento
  7. Confort ambiental

*Es importante subrayar que la definición de esos puntos tiene en cuenta múltiples teorías y herramientas sobre diseño y seguridad, y no se pretende aplicar una de ellas estrictamente.

Una vez comprendidos esos aspectos, los participantes se dividieron en tres grupos temáticos, cada uno de ellos relacionados con los pilares de la ciudad sostenible:

Confort Ambiental

Vitalidad Urbana

Imagen e Identidad

Una vez definidos los grupos, cada integrante ha recibido una nueva identidad con el objetivo de percibir la plaza sobre la que se ha trabajado poniéndose en la piel de otro ciudadano, desde la perspectiva de que una adecuada educación debe incluir una componente lúdica, y en este caso, empática.

CASO DE ESTUDIO:

La plaza de Agustín Lara, situada en el barrio de Embajadores (Lavapiés) en la zona centro de Madrid.

Aquí se puede descargar los resúmenes de datos sobre la plaza y su entorno.

RESULTADOS:

Cada grupo rellenó finalmente dos fichas síntesis con sus discusiones y análisis:

Los aspectos que se repitieron en dos o mas grupos fueron sintetizados en esta ficha:

El trabajo práctico se finalizó con una pequeña presentación de cada grupo y una puesta en común, sobre la que generar un simulacro de plan de acción, que permitiese ejemplificar algunas posibilidades concretas de mejora.

CONCLUSIÓN:

Como ya hemos dicho, la seguridad se ve afectada por innumerables factores. Finalizar este trabajo con un resumen de los factores que influyen en ella hubiera sido complicado, probablemente inútil y seguramente largo y aburrido. Por eso hemos pretendido que los asistentes puedan llevarse a sus casas un concepto concreto, presente en multitud de facetas de sus vidas diarias, que sea capaz de evocar fácilmente recuerdos relativos a lo aprendido.

Aunque los candidatos, obviamente, han sido muchos, nos ha parecido que el concepto de límite, evolucionado en frontera, cumple especialmente con los requisitos marcados para este caso. Relaciona lo concreto con lo general, lo local con lo global, lo arquitectónico con lo social, económico o político, lo físico con lo psicológico, y el presente con el futuro.

El breve final presentado, utilizando a Zygmunt Bauman como guía de lujo, realiza un viaje de conexión entre las fronteras físicas de la propia plaza, las fronteras psicológicas que a cada uno atenazan, las fronteras geopolíticas y, como resumen de todas ellas, las fronteras que salen al paso del camino que puede llevarnos hacia una sola y pacífica humanidad compuesta de multitud de culturas.

Como reflexión final, queremos decir que en la situación actual existe un alto riesgo de que los procesos participativos terminen en algún cajón, devorados por burocracias densas y poco transparentes, provocando la desconfianza de la gente que participa en esas iniciativas, y hacer con que se vaya perdiendo la fe en el poder de la participación.

Por esa razón, aunque sea por medio de un modesto ejercicio, este taller ha sido desarrollado con la pretensión de servir de instrumento válido de inspiración para otros proyectos, desde el convencimiento de que construir ciudades más seguras e igualitarias es una labor de todos.

Posted by: Paloma Siqueira

La interacción entre la discriminación, la pobreza y las desigualdades en sus diversas formas y escalas, son un elemento clave para afrontar las cuestiones de seguridad. En una ciudad insegura no hay libertad, ni igualdad, ni empatía. Es difícil que sin esas cualidades la gente se anime a participar, dejándose llevar con desdén por decisiones de gobiernos y mercados que probablemente, por sí solos, no propondrán soluciones para generar ciudades sostenibles. El actual modelo económico acentúa las distorsiones de valores en la sociedad,  una vez que el trabajo es la fuente de riqueza y que el pleno empleo es una realidad cada vez más lejana. Tratar las cuestiones medioambientales en este escenario difícilmente se convertirá en prioridad real, con lo que nos encontramos con un problema al que representamos con la clásica imagen del “pez que se muerde la cola”.Judit Armengol Monpel

Para cortar el efecto hay que meter el dedo en algún punto y empezar por el.

Para introducirnos en ese círculo, primero decidimos empezar por las cuestiones medioambientales, que dentro de nuestras profesiones era lo que nos parecía más abarcable y rápidamente nos dimos cuenta de que la economía, las políticas, y los diversos campos de la sociología tenían una influencia que no podíamos dejar de lado. Relacionado con todas ellas en diferentes niveles, la seguridad es un tema complejo y clave en la democratización y consolidación de espacios públicos legitimadores de la ciudadanía.

Así que ahora empezaremos  por la seguridad, sin perder de vista nuestro objetivo inicial: la vida urbana sostenible.

Dentro del ámbito del Programa Europeo Comunitario de Seguridad  Ciudadana, empezamos en 2010 un estudio de campo en el barrio de Lavapiés, para apoyar a otros colectivos profesionales en sus intentos de transformación del espacio público y el tejido social, a través de la participación ciudadana. (luego hablaremos más de este estudio).

El proyecto de Seguridad Ciudadana cuenta con un programa formativo en el que incluye un módulo dedicado al trabajo sobre el territorio. La introducción de este modulo será impartida por José Fariña, Esther Higueras presentará un estudio de casos, y se finalizará con un taller que estamos desarrollando, donde se pretende acercar a los profesionales ligados a la problemática urbana, a la lectura del espacio construido.

El taller tendrá lugar el 10 de mayo de 2011 y se puede presentar la solicitud  de inscripción a través de este link. Iremos contando aquí algunas reflexiones y preparativos y  por supuesto los resultados cuando los tengamos.

Posted by: Paloma Siqueira

A %d blogueros les gusta esto: